Entradas con la etiqueta ‘tatuajes no permanentes’

La integración con el cuerpo

Miércoles, 8 de octubre de 2008

En este punto entramos en el terreno de consideraciones de carácter estético. El tatuaje es una decoración que debería mejorar y resaltar el cuerpo, por lo que, en la elección de un tema siempre es aconsejable tener en cuenta aquella parte del cuerpo en la que se va a colocar. Esto es de especial interés en el cuerpo femenino: sobre los tobillos es mejor escoger temas de forma alargada y delgada que estilicen las piernas; para el seno, los temas adecuados son los que siguen perfectamente la anatomía, para no romper la armonía; y de igual modo en las otras partes del cuerpo. En definitiva, intente siempre conciliar su gusto personal con el sentido estético, de esta manera obtendrá el mejor resultado.

Un bonito tribal embellecido por una estilizada flor. Este vuelo de pequeñas y coloreadas mariposas está perfectamente integrado en la zona del cuerpo en la que se encuentra. De hecho, las formas flexibles y alargadas del dibujo estilizan la pierna y la hacen más elegante.

Lugar Adecuado para tatuar

Miércoles, 8 de octubre de 2008

También tiene gran importancia el ambiente en el que se realiza un tatuaje. Para trabajar con profesionalidad es muy importante que la habitación destinada para el trabajo esté exclusivamente reservada al tatuaje y que además reúna una serie de características.
El plano de apoyo y las superficies cercanas a este deben ser de material lavable (vidrio, fórmica, mármol, etc.), así como el pavimento (baldosas, linóleo, pero no moquetas o parqué). En el caso de que se deba realizar el tatuaje en zonas íntimas o bien si el cliente es especialmente reservado y, en cualquier caso, por razones de higiene, es una norma generalizada en muchos estudios disponer de una sala de operaciones separada del resto.

Un lugar de trabajo preparado para mantener la máxima higiene. El papel de estaño extendido sobre la mesa de trabajo hace que el propio banco sea desechable. Especialmente importantes son: el nebulizador para el agua, protegido con una bolsa
de plástico que se cambiará
para cada persona; el vaso
en la lavadora de ultrasonidos;
la espátula para la vaselina;
los minifrascos portacolores;
todos los elementos
son desechables

Las alternativas no permanentes

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Últimamente, para convencer a las personas más indecisas, han aparecido en el mercado los llamados «tatuajes temporales o semiper-manentes» que, en teoría, deberían desaparecer sin dejar huella tras un período de tiempo determinado.
Desgraciadamente, se ha descubierto que, en realidad, estos tatuajes no desaparecen completamente, sino que se difuminan, se borran sólo parcialmente y, por lo tanto, dejan dibujos incomprensibles y, sobre todo, antiestéticos que manchan la piel en lugar de decorarla. Otro problema muy común es la aparición de cicatrices debidas a la utilización de instrumentos no adecuados, que no están preparados para el tatuaje artístico, sino para el maquillaje estético permanente (contorno de los labios, líneas de ojos, etc.).
En este sentido hay que tener presente que no es conveniente tatuarse si no se tiene la seguridad de que se quiere para siempre. En caso contrario, es preferible usar tatuajes adhesivos que se venden en muchas perfumerías y papelerías, y que son bonitos, variados, resistentes durante algunos días al agua y al sudor. De esta manera, se evitará correr riesgos estéticos e higiénicos, ayudándole a entender al mismo tiempo cómo resultaría la «convivencia» con un verdadero tatuaje. Otra posibilidad para experimentar la decoración corporal sin implicaciones de irreversibili-dad es la del body paint.
La pintura corporal, efectuada con colores adecuados, antialérgicos y fácilmente lavables, presenta innumerables posibilidades de decoración que desaparecen al primer lavado.