Entradas con la etiqueta ‘tatuajes hena’

Cómo prepararse para una sesión de tatuaje

Martes, 2 de diciembre de 2008

Cómo prepararse para una sesión
La primera pregunta que a menudo nos hacen quienes se acercan por primera vez a la idea de hacerse tatuar es: «¿Duele?» Como se puede entender fácilmente, la cuestión del dolor es muy subjetiva: depende de la capacidad de aguante de cada persona y de la parte del cuerpo que se pretende tatuar. En líneas generales, el dolor que produce un tatuaje es mínimo, por lo que, si esta es la única razón que le hacía dudar, ¡tranquilícese! Por otra parte, debe tener presente algunas sugerencias que le proponemos para llegar a una sesión con las máximas garantías. Verá que todo irá bien.

Los instrumentos adecuados para un tatuaje sano

Miércoles, 26 de noviembre de 2008

Los instrumentos para una buen tatuaje
¿Cómo encontrar al artista adecuado? En la actualidad, existen revistas que, desde hace años, se han especializado en el sector y que presentan un amplio panorama de los artistas que trabajan en Europa y en el mundo. Por lo tanto, el primer paso puede ser el de comprar alguna revista, en la que leer los artículos y observar y comparar las fotografías publicadas, para juzgar qué tatuador se identifica más con nuestras preferencias estéticas. Además, tampoco es difícil acceder a un amigo o conocido tatuado, por lo que se puede poner en marcha el viejo sistemas de correr la voz. La mejor manera de juzgar un tatuaje es la de verlo en directo, y mejor aún si tiene varios años de antigüedad. Si todavía está bien conservado, aún con el paso del tiempo, cosa que en el tatuaje es tan importante como el resultado inicial, y le gusta, no dude en preguntar quién es el autor y dónde puede encontrar su estudio. Enseguida se dará cuenta que es muy fácil encontrar entre los tatuados personas bien dispuestas a aconsejaros, aunque sólo sea para alardear con orgullo de sus propios tatuajes. Existen también otros criterios bastante obvios para ayudarle en la elección. Puede considerar la experiencia de un artista, la cual seguramente depende de un mayor número de años de trabajo; puede participar en convenciones de tatuajes, de las que hablaremos en extenso más adelante, para ver a los mejores tatuadores directamente trabajando, pero sobre todo debe esforzarse en encontrar aquel que os sea más afín por estilo y gusto artístico. Cada tatuador tiene sus especialidades y sus preferencias, por lo que, si le gustan especialmente los tatuajes tribales, será mejor que no se dirija a algún artista especialista en colores. Si se desea cubrir de flores y mariposas, no visite a un tatuador especializado en trabajos dark y sanguinarios.
Por lo tanto, no deje de visitar bastantes estudios, hablando con diferentes artistas y, al final, recuerde siempre que debe dejarse guiar por su gusto artístico.

Infecciones directas e infecciones cruzadas

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Existen dos tipos de infecciones: las infecciones directas y las cruzadas. Las primeras tienen que ver con la emisión directa de sangre o de tejidos infectados de una persona a otra. Esto podría suceder a través de la aguja, la punta del instrumento por la que corre la aguja, el agua en la que se aclara la punta para limpiarla del color la cuchiilla que se emplea para rasurar la parte a tatuar o la vaselina  que se extiende sobre esa parte antes y durante la ejecución.
Por su parte, por infecciones cruzadas se entienden aquellas cuyo vehículo de infección no es directo. Los gérmenes o virus depositados en un objeto se transmiten de una persona a otra simplemente por contacto (esto se verifica, por ejemplo, en los frasquitos de colores; si se tocan con los guantes infectados, es decir, sucios del suero de una persona, son tocados nuevamente por otra persona).

En este esquema se explica con mayor claridad el problema de las infecciones cruzadas. En la figura A vemos al tatuador que, tatuando a una persona, se ensucia los guantes, \) que por lo tanto los infecta con la sangre de esa persona (halo rojo). Si el tatuador toca el nebulizador con los guantes sucios, también quedará infectado el nebulizador (fig. B). Cuando el tatuador tatúe a otra persona (fig, C), si toca de nuevo el nebulizador que estaba infectado con la sangre de la primera persona tatuada (fig. D) y después toca la piel de la segunda persona, pasará a esta última la sangre con la que estaba sucio el nebulizador.

¿Por qué tatuarse?

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Nadie puede explicar el por qué tatuarse. Desde el momento en que alguien ya se ha tatuado   encuentra dificultades para comprender con precisión   qué le ha empujado a tomar esa decisión definitiva, que en cierto sentido puede condicionar algunas facetas de su vida y de sus relaciones sociales. Precisamente, por esta razón, es importante reflexionar antes de tomar una decisión, y tratar de encontrar una buena  razón para ello, no sólo porque está de moda o porque los amigos ya lo han hecho, o para imitar a personajes más o menos famosos.
¿Por qué tatuarse? Probablemente sólo para tener algo único e indeleble sobre la piel. Un simpático dragón, un dibujo que brilla por su técnica y originalidad.