Entradas con la etiqueta ‘tatuajes guerreros’

Infecciones directas e infecciones cruzadas

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Existen dos tipos de infecciones: las infecciones directas y las cruzadas. Las primeras tienen que ver con la emisión directa de sangre o de tejidos infectados de una persona a otra. Esto podría suceder a través de la aguja, la punta del instrumento por la que corre la aguja, el agua en la que se aclara la punta para limpiarla del color la cuchiilla que se emplea para rasurar la parte a tatuar o la vaselina  que se extiende sobre esa parte antes y durante la ejecución.
Por su parte, por infecciones cruzadas se entienden aquellas cuyo vehículo de infección no es directo. Los gérmenes o virus depositados en un objeto se transmiten de una persona a otra simplemente por contacto (esto se verifica, por ejemplo, en los frasquitos de colores; si se tocan con los guantes infectados, es decir, sucios del suero de una persona, son tocados nuevamente por otra persona).

En este esquema se explica con mayor claridad el problema de las infecciones cruzadas. En la figura A vemos al tatuador que, tatuando a una persona, se ensucia los guantes, \) que por lo tanto los infecta con la sangre de esa persona (halo rojo). Si el tatuador toca el nebulizador con los guantes sucios, también quedará infectado el nebulizador (fig. B). Cuando el tatuador tatúe a otra persona (fig, C), si toca de nuevo el nebulizador que estaba infectado con la sangre de la primera persona tatuada (fig. D) y después toca la piel de la segunda persona, pasará a esta última la sangre con la que estaba sucio el nebulizador.

¿Por qué tatuarse?

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Nadie puede explicar el por qué tatuarse. Desde el momento en que alguien ya se ha tatuado   encuentra dificultades para comprender con precisión   qué le ha empujado a tomar esa decisión definitiva, que en cierto sentido puede condicionar algunas facetas de su vida y de sus relaciones sociales. Precisamente, por esta razón, es importante reflexionar antes de tomar una decisión, y tratar de encontrar una buena  razón para ello, no sólo porque está de moda o porque los amigos ya lo han hecho, o para imitar a personajes más o menos famosos.
¿Por qué tatuarse? Probablemente sólo para tener algo único e indeleble sobre la piel. Un simpático dragón, un dibujo que brilla por su técnica y originalidad.