Entradas con la etiqueta ‘tatuajes espalda’

Tatuajes mariposas

Miércoles, 17 de junio de 2009

El tatuador de cabecera y futuro esposo. Le di mi número, y aunque sus amigos le aconsejaron que esperase una semana antes de llamarme, me telefoneó esa misma noche. Salimos juntos al día siguiente, y ya no nos hemos separado desde entonces.
Al preguntarle que cuántas mariposas lleva en el espinazo, calcula durante un momento y dice: “Creo que nueve.

Los estilos

Martes, 14 de octubre de 2008

Al igual que en cualquier otro campo artístico, también en el tatuaje es imposible ofrecer unas líneas claras de demarcación entre los diferentes estilos, dado que estos están en continua evolución y cada tema puede realizarse prácticamente en todos los estilos existentes.

EL TATUAJE MODERNO EN ESPAÑA

Miércoles, 8 de octubre de 2008

En España, se puede empezar a hablar de tatuaje y de tatuadores modernos alrededor de los años sesenta y setenta. Como en cualquier país, esta actividad comenzó en las zonas portuarias, donde se tatuaban marineros pero también personas adineradas que disponían de embarcación y que, de alguna forma, estaban ligadas a la tradición marinera. A finales de los años setenta y principios de los ochenta, el fenómeno se difundió todavía más, de manera especial entre las clases medias altas, con el nacimiento de una cultura alternativa que consideraba el tatuaje como una forma de extravagancia y transgresión.
En ese período, el restringido cambio de temas de elección, y las técnicas de tatuaje todavía no perfeccionadas, provocaron que el acto de tatuarse fuese un fin en sí mismo, a menudo privado de una elección cautelosa del dibujo, siempre dependiendo del gusto o de la personalidad del propio artista.
En los años ochenta, bajo el impulso de la cultura punk, heavy, rocker y de otras nuevas tendencias los jóvenes empezaron a interesarse por el tatuaje, y algunos ya lucían trabajos realizados en el extranjero.
En la actualidad, el tatuaje está completamente aceptado, formando parte de la vida de muchas personas y ocupando espacios cada vez mayores en la sociedad, a través de los medios de comunicación, los desfiles de moda, etc.

Otras veces se tintaba la aguja con el color antes de proceder a la perforación de la piel. El dibujo era trazado a mano alzada sobre la piel antes de proceder al tatuaje, o bien se realizaba directamente con la aguja y el color. Dada la situación se utilizaban las sustancias colorantes más fáciles de encontrar: negro de humo, carbón pulverizado, polvo de ladrillo, papel quemado o pólvora de munición. Todavía hoy, se recurre a muchas de estas técnicas en las prisiones, donde la costumbre de tatuarse sigue estando vigente.