Entradas con la etiqueta ‘tatuajes en la pierna’

Tatuajes en la pierna

Viernes, 4 de diciembre de 2009

Zeb cuenta con todo el apoyo de su esposa, Kelly, y de su hijo de siete años, Tyler, adicto a las calcomanías. Zeb desea tatuarse las piernas con algún teína de inspiración texana, ya que es originario de Dallas, además de continuar las mangas hasta el pecho. Como él dice, cuanto más centímetros cúbicos, mejor, ya sea en motores o tinta.

Tatuajes letras

Martes, 9 de junio de 2009

Aprendió rápido, y sus diseños siguientes fueron mucho mejores cabeza de la Estatua de la Libertad en el cuello, por ejemplo, significa “que me preocupo por mi país, y que me gusta mucho ese monumento. Pero (pieria hacerlo de una manera distinta, así que supuse que poner la cabeza en mi cuello y que continuase basta el pecho era algo interesante y que no se había hecho antes. Pero  Por otro lado, en el centro del pecho lleva un arpa con un pergamino donde se lee “Madre”, pues su madre tocaba el arpa. Al otro lado, dice también “Padre”, y al lado, se observa la palabra “Hermano.

Dios Sebek tatuado en la pierna

Jueves, 11 de diciembre de 2008

En la parte de debajo de mi pierna derecha está el dios Sebek, y una escena que representa al dios Anubis. Mi último tatuaje no tiene nada de egipcio: es una cruz medieval, que representa al Sagrado Corazón de Jesús coronado, con sus símbolos asociados. Este tatuaje es muy importante, simbólicamente, por su posición como el más alto de todos mis tatuajes… con lo que aplasta el significado pagano de todos los otros, ya que los tengo para demostrar mi pasión por esa cultura y no mi creencia en sus dioses.  En mi espalda voy a representar la coronación de Ramsés II, dejándole al que me la haga una mayor libertad artística en el uso de los colores. Me lo hará Serge, y espero pasar largas y buenas horas con él.
A la gente que empieza a tatuarse yo le aconsejaría que fuese más personal, y que eligiese temas más importantes para ellos que los que se hallan en los libros de flash de los tatuadores. Es una elección que hay que hacer con mucho cuidado. Y el tatua-dor está para aconsejarle a uno, colaborar, y decorarle el cuerpo de un modo armonioso con elecciones hermosas, bien realizadas y con higiene. A mí, el tatuaje me cambió la vida para mejor, y ahora me encanta enseñar mis bellos trabajos. El 31 de mayo del año 2002, recibí el sacramento de la confirmación: antes de regresar a la abadía, y convertirme en un monje, contraté una larga estancia de tres semanas en un magnífico circuito por todos los lugares de Egipto que tan bien conocía por mis libros. Pero ningún libro, ninguna foto, ninguna película puede mostrar la ilimitada belleza del arte egipcio del tiempo de los faraones.

Los colores

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Los colores para tatuaje no son cubrientes, y el modo más seguro de cubrir un tatuaje ya existente es el de utilizar el color negro, el único que vence a todos los demás. Esto comporta una restricción en la elección del nuevo dibujo. La primera pregunta que se nos ocurre es: ¿qué sucede si, queriendo ignorar cuanto se ha dicho hasta ahora, se cubre un trabajo viejo con uno nuevo en colores?
En un primer momento, el resultado podría incluso ser positivo, pero, desgraciadamente, con el paso del tiempo, aparecerían bajo los colores del nuevo tatuaje las líneas del viejo, las cuales, confundiéndose con el nuevo contorno, harían del conjunto un gran pastiche. ¿Cuáles son, pues, las posibles soluciones? He aquí algunos ejemplos.

EL TATUAJE CARCELARIO

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Un interesante testimonio del italiano De Blasio, contenido en un volumen que trata de las curiosidades y particularidades en las costumbres de la camorra a principio de nuestro siglo, nos permite comprender de que manera se consideraba el tatuaje entre muchos intelectuales. En su variante de práctica carcelaria, el tatuaje se presenta como un símbolo de pertenencia a la mala vida y no como un valor estético; se marcaba indeleblemente en el cuerpo de la misma manera que el delito había marcado el alma y la reputación del encarcelado. Los tatuajes se veían como un signo marginal de la sociedad, del no querer volver atrás desertando de la camorra, o bien, en más raras ocasiones, como un método para infundir temor. Entre los diferentes temas relacionados con esta variante del tatuaje estaban los tatuajes religiosos: los camorristas confiaban en salvar su alma encomendándose a los santos y a la Virgen.
Eran muy recurrentes los dibujos que simbolizaban amor y fidelidad, los tatuajes de profesión, las incisiones de fechas a recordar, los tatuajes eróticos y obscenos, las frases de amenaza y de venganza. Obviamente, las técnicas utilizadas eran muy rudimentarias y consistían en introducir las agujas en la piel (a menudo extraídas de otros objetos de hierro oportunamente afilados para hacerlos puntiagudos) para después rociar de color la herida.

El tatuaje en Europa

Miércoles, 8 de octubre de 2008

En la perfecta tradición de los albores del tatuaje en América y en Europa, este dibujo nos recuerda playas lejanas, islas paradisíacas, chicas de ensueño… También la realización de este tema sigue las características de los dibujos para tatuaje tradicionales.

El tatuaje volvió a ocupar protagonismo en la escena europea alrededor del 1800 gracias a los marineros que regresaban de las numerosas expediciones   de   los mares del Sur. Enseguida se extendió la moda y, a mediados del siglo xix, no sólo se tatuaron aquellos que habían navegado hacia esas tierras   lejanas, sino también un buen número de personas, en su mayoría soldados y marineros. Ya en esos primeros años de difusión es posible    identificar en el tatuaje europeo los estilos y los temas más comunes. Como la pasión por este arte había derivado de la Polinesia, los temas más difundidos eran los tahitia-nos, en perfecta sintonía con el estilo tribal de la isla, y utilizados como puro reclamo de aquellos paraísos lejanos (palmas, soles, bellas indígenas, bailando el hula-hula, etc.).
Otros temas muy difundidos eran aquellos que se relacionaban con los símbolos religiosos (cruces, rostros de Cristo y de la Virgen, frases de las sagradas escrituras, etcétera).