Entradas con la etiqueta ‘tatuajes en la cintura’

Tatuajes egipcios

Sábado, 6 de junio de 2009

Es el batería de una banda llamada Dead End Drivc, que acaba de grabar una demo. y eso significa que habrá muchos momentos descamisados en el futuro…

Sus propios tatuajes

Martes, 14 de octubre de 2008

Una vez acabado el dibujo, el tatuador le explicará qué debe hacer para cuidar el tatuaje y para que se mantenga en las mejores condiciones; su cuidado es tan importante como la realización. Cada tatuador, según la manera en que ha trabajado, recurre a diferentes cuidados; por lo tanto, es muy importante que siga siempre sus consejos.
En cualquier caso, la curación se realiza en un tiempo más bien breve (aproximadamente unos 10 días), pasado el cual la parte tatuada no requiere ningún otro tipo de cuidado. Es muy difícil que el tatuaje se estropee, a menos que se trate de heridas tan profundas como para que puedan dejar una cicatriz permanente. El único recurso que deberéis adoptar siempre en el caso de un tatuaje en colores es el de protegerlo del sol, para evitar que se estropeen los colores.

Los colores

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Los colores para tatuaje no son cubrientes, y el modo más seguro de cubrir un tatuaje ya existente es el de utilizar el color negro, el único que vence a todos los demás. Esto comporta una restricción en la elección del nuevo dibujo. La primera pregunta que se nos ocurre es: ¿qué sucede si, queriendo ignorar cuanto se ha dicho hasta ahora, se cubre un trabajo viejo con uno nuevo en colores?
En un primer momento, el resultado podría incluso ser positivo, pero, desgraciadamente, con el paso del tiempo, aparecerían bajo los colores del nuevo tatuaje las líneas del viejo, las cuales, confundiéndose con el nuevo contorno, harían del conjunto un gran pastiche. ¿Cuáles son, pues, las posibles soluciones? He aquí algunos ejemplos.

El tatuaje en España

Miércoles, 8 de octubre de 2008

No hace demasiado tiempo que el tatuaje ha entrado a formar parte, en España, de las costumbres y de los hábitos de muchas personas, habiendo llegado en la actualidad a convertirse en una moda, poco valorada desde muchos puntos de vista.
El desarrollo de esta práctica en nuestro país ha sido relativamente lenta respecto al resto de países de Europa, si se excluyen Italia, Portugal y Grecia.
Las razones de este retraso deben buscarse en la desconfianza y en el prejuicio que desde las últimas décadas del siglo xix han desacreditado este arte, definido por contra casi como una «práctica oscura».
De todos modos, se debe destacar que posiblemente quienes se tatuaban en aquel período eran los primeros en no considerar su gesto como una expresión artística, profundamente íntima y espiritual.
A finales del siglo xix el número de personas que se tatuaban en España era reducido, y, de manera mucho más marcada que en el resto de Europa. Por otra parte, la clase social de las personas que se sometían a esta práctica era de carácter marginal.

El tatuaje en Europa

Miércoles, 8 de octubre de 2008

En la perfecta tradición de los albores del tatuaje en América y en Europa, este dibujo nos recuerda playas lejanas, islas paradisíacas, chicas de ensueño… También la realización de este tema sigue las características de los dibujos para tatuaje tradicionales.

El tatuaje volvió a ocupar protagonismo en la escena europea alrededor del 1800 gracias a los marineros que regresaban de las numerosas expediciones   de   los mares del Sur. Enseguida se extendió la moda y, a mediados del siglo xix, no sólo se tatuaron aquellos que habían navegado hacia esas tierras   lejanas, sino también un buen número de personas, en su mayoría soldados y marineros. Ya en esos primeros años de difusión es posible    identificar en el tatuaje europeo los estilos y los temas más comunes. Como la pasión por este arte había derivado de la Polinesia, los temas más difundidos eran los tahitia-nos, en perfecta sintonía con el estilo tribal de la isla, y utilizados como puro reclamo de aquellos paraísos lejanos (palmas, soles, bellas indígenas, bailando el hula-hula, etc.).
Otros temas muy difundidos eran aquellos que se relacionaban con los símbolos religiosos (cruces, rostros de Cristo y de la Virgen, frases de las sagradas escrituras, etcétera).