Entradas con la etiqueta ‘tatuajes de pie’

Tatuajes Japoneses

Martes, 21 de octubre de 2008

Muchos creen que el tatuaje nació en Japón. Esta convicción, por otra parte equivocada, está determinada por el efecto muy escenográfico del típico tatuaje japonés que utiliza todo el cuerpo. En realidad, en Japón el tatuaje está todavía estrechamente relacionado con la jacuza (la mafia japonesa), aunque en la actualidad en occidente está muy difundido el tatuaje de estilo oriental. Aparte de su valor ornamental, las principales características de este tatuaje son: las líneas de contorno muy gruesas, los colores utilizados de forma plana y la gran cantidad de negro como fondo, utilizado para hacer que resalten más los colores.
Otra característica es la capacidad para aprovechar como parte integrante del dibujo las partes del cuerpo no coloreadas; esto se debe también a la necesidad de permitir la transpiración cutánea.

¡Qué extraño dragón! Su cuerpo presenta un degradado de blanco a negro y a color. Esta técnica busca en este caso concreto una buena integración con el samurai que combate a su espalda.

Los primeros ejemplos en la antigüedad

Miércoles, 8 de octubre de 2008

El primer ejemplo conocido de tatuaje lo testimonia el descubrimiento del cuerpo momificado del famoso «hombre del hielo», descubierto en los Alpes, en septiembre de 1991. Sobre el cuerpo de la momia de Similaun, que se remonta al 3300 a. d. C, se descubrió inmediatamente la presencia de pequeños signos tatuados, muy estilizados y esquemáticos, formados por grupos de líneas paralelas, en la clavícula derecha y en la espalda, y por una cruz detrás de la rodilla izquierda.
Es el ejemplo más antiguo de tatuaje y, en un primer momento, se atribuyó a su antigüedad la simplicidad y el escaso cuidado por la estética, muy diferente de los antiguos ejemplos de tatuajes que se habían observado hasta entonces. Recientemente se ha observado que estos tatuajes, que no tenían ninguna finalidad decorativa o simbólico-social, habían sido realizados como práctica médica: en efecto, los tatuajes corresponden en su colocación a las partes del cuerpo afectadas por la artrosis.
Se trataba, por lo tanto, de tatuajes realizados como una especie de acupuntura, tatuajes terapéuticos para la curación de los dolores articulares. Según las reconstrucciones de antropólogos y paleopatólogos, estos tatuajes se realizaban practicando una incisión en la que se introducían hierbas medicinales que a continuación se quemaban, dejando así un ennegrecimiento bajo la piel.
Siguiendo con la antigua historia del tatuaje, llegamos hasta Egipto.
Allí se encontró la momia de una sacerdotisa de Athor que data del 2200 a. d. C. (XXI dinastía), cuyo cuerpo estaba completamente tatuado con dibujos decorativos de puntos y líneas estilizadas, probablemente de carácter sagrado y religioso.
El hallazgo en Asia central, más concretamente en Pazirik, de una momia del año 500 a. d. C, perteneciente a un jefe escita, abundantemente tatuada con representaciones de criaturas imaginarias, demuestra lo difícil que es llegar a establecer una concreta ubicación histórico-geográfica de la práctica del tatuaje desde la antigüedad. Probablemente, el tatuaje ha tenido un desarrollo geográficamente muy difundido y temporalmente continuado. Pero, desgraciadamente, dado el escaso interés mostrado por los historiadores de los siglos precedentes, no se ha registrado nada acerca del origen de esta práctica. Los testimonios, más o menos documentados, se remontan a los primeros años del cristianismo.