Entradas con la etiqueta ‘tatuajes brazaletes’

Tatuajes para el brazo de mujeres

Martes, 9 de noviembre de 2010

Jueves por la mañana. Nos acercamos al estudio Body Hunter Tattoo de Barcelona (Gran Vía, 932), donde Fabián nos recibe los brazos abiertos. Sandra G está a punto de llegar para que le tatúe el brazo derecho.
A los pocos minutos llega ella, con ese aire de sensualidad femenina que la caracteriza. Sandra es actriz pomo, stripper, en definitiva, una profesional del espectáculo y del erotismo. Se dio a conocer en el programa de televisión Crónicas Marcianas…

Diferentes técnicas de tatuaje en convenciones

Martes, 2 de diciembre de 2008

Un pérfido Freddy Krueger realizado en blanco y negro con algunos toques de coloren los puntos justos.
El primer sentimiento de un tatuador que se encuentra trabajando codo con codo con todos los demás es la emoción por la cercanía de colegas tan ilustres.
Es muy interesante para los profesionales del tatuaje hablar con los colegas, intercambiar ideas y observar diferentes técnicas de trabajo. Y, por supuesto, no perderse la ocasión de tatuarse mutuamente.
Además, las convenciones son el mejor modo para darse a conocer. ¿Qué más decir?
Participar en una convención de tatuajes es seguramente una experiencia fascinante tanto para los espectadores como para los protagonistas, pero se debe subrayar que, además de ser curiosa y excitante, una convención es también, seguramente… ¡extenuante! De todos modos, vale la pena estar allí, especialmente si se quiere conocer un poco mejor el mundo del tatuaje.
Para acabar, un consejo: si es tímido y no le gusta ser objeto de cientos de miradas, no se tatúe en una convención.

No todas las personas pueden tatuarse

Martes, 2 de diciembre de 2008

Existen personas que no pueden hacerse tatuar por problemas de enfermedades concretas. Entre ellos se destacan los hemofílicos, para quienes, dada la escasa capacidad de coagular de su sangre, un herida por minúscula que sea es muy peligrosa, incluso la causada por la aguja de tatuar.
Otra categoría es la de las personas que llevan un marcapasos.
Esto es debido al hecho de que las bobinas que permiten el funcionamiento del instrumento utilizado para el tatuaje crean un campo magnético bastante fuerte, que podría interferir el funcionamiento del marcapasos, con consecuencias obviamente muy graves.
Además, la práctica del tatuaje crea graves problemas a los epilépticos, dado que desencadena las crisis típicas de esta enfermedad. Son muchos los casos en los que se debe tener mucha precaución.
Por ejemplo, en el caso de las enfermedades de la piel, como hongos o herpes, es oportuno evitar tatuarse hasta que la epidermis esté completamente curada.
Sin embargo, las personas seropositivas o portadores de hepatitis pueden tatuarse. Obviamente, la condición necesaria es que el estudio elegido por estas personas cumpla rigurosamente todas las reglas de esterilización y de prevención. De esta manera, se garantiza la seguridad de todos: la de quienes dada su enfermedad están en mayor riesgo de ser atacados por las bacterias y la de las personas que se tatuarán después de él. Es importante subrayar la importancia del material desechable, gracias al cual otras personas y el propio tatuador no entrarán en contacto con nada de lo que haya sido tocado por la persona enferma.
Un tema muy truculento dibujado aprovechando sabiamente los juegos de los difuminados en blanco y negro.

Tatuajes artisticos dragón

Viernes, 21 de noviembre de 2008

Un fiero dragón se mueve sinuoso entre espirales de humo evanescente.

Evanescente, apenas insinuado pero decisivamente incisivo.

Tatuajes simbólicos

Miércoles, 29 de octubre de 2008

En este tatuaje, los temas representados y los significados simbólicos que quieren expresar son muy tradicionales. Los difuminados de color están, por su parte, realizadas en un estilo más contemporáneo.

Tatuajes artisticos

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Menos frecuentes eran los tatuajes como símbolo de pertenencia y de identificación (sobre todo entre los soldados), como recuerdo o como señal de una determinada posición política o jerárquica.
Sólo más tarde hicieron aparición en la lista de los temas más demandados los relacionados con el amor, con la fidelidad y los eróticos. Hacia finales del siglo xix, se produce la mayor difusión del tatuaje. Aunque, la máxima acogida tenía lugar todavía entre las clases bajas (obreros, jornaleros y artesanos), que solían tatuarse temas de su profesión, también tuvo una difusión considerable entre las clases altas, en su mayoría nobles excéntricos, de entre los cuales podemos mencionar a Eduardo VIII y al zar Nicolás.
En esta época el interés hacia el tatuaje fue en aumento. Todo ello puede confirmarse incluso por el hecho de que, en ese período, se difundio la costumbre de exponer personajes tatuados como atracción en las ferias y en los circos, los cuales consiguieron alcanzar un gran éxito de público.
Entre los primeros grandes tatuadores pertenecientes a este período podemos destacar al japonés Hory Chyo, que ya en 1860 poseía un taller en Tokio con muchos ayudantes y aprendices. Era muy famoso y considerado especialmente entre los oficiales de marina europeos. Sutherland McDonald, un alumno suyo, tatuaba según la técnica japonesa aprendida de su maestro y tenía un estudio en Picadilly Circus, en Londres.
En aquella época, en América los estudios de tatuajes estaban presentes en todos los puertos y el tatuador más reconocido fue Lewis Albert de Brooklyn.

Tatuajes animales

Miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Por qué no tatuarse el cachorro preferido? Este tatuaje se ha realizado utilizando una técnica hiperrealista.

Es más, desde principio de los años noventa, se puede hablar de una auténtica moda del tatuaje, lo cual ha hecho salir a la luz algunos problemas, el primero de ellos el relacionado con los usuarios. El tatuaje es una práctica permanente e indeleble. Desafortunadamente, no todo el mundo reflexiona antes de tomar la decisión de tatuarse, y algunas personas influidas por la moda, se arriesgan a padecer sufrimientos inútiles. Además, ha habido una gran proliferación de tatuadores, que ha provocado una cierta avalancha informativa.
A partir de nuestra experiencia como tatuadores profesionales, que es ya de una década, pensamos que es necesario informar a los aficionados y también a quienes se acercan por primera vez al arte del tatuaje, sobre el conocimiento de los instrumentos necesarios para comprender tanto la importancia del acto mismo de tatuarse, como el de la elección del tema y de la persona que debe ejecutarlo. El contacto con la gente nos ha hecho ver de todo. Demasiadas personas confían en el primer scrat-cher (lit. raspador; tatuador) que se encuentran y después vienen a los estudios profesionales a pedir consejos sobre cómo resolver pastiches más o menos graves.

Serpiente Tatoo

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Quien no sabe reflejar en el trabajo su propia personalidad no puede ser reconocido como artista. En cambio, aquellos que, ayudándose del conocimiento de la técnica, utilizan su propio talento, sobresalen, sin duda alguna, de entre la mayo ría de personas. Son los artistas. A pesar  de que la técnica
del tatuaje tiene de por sí numerosas  limitaciones  expresivas, quien finalmente se decide a visitar el taller de un artista-tatuador debe sentirse afortunado. De este modo, conseguirá seguramente una obra de arte personalizada y singular, una pieza única del taller de ese artista. La relación que se establece entre el tatuador y el tatuado contribuye a romper esa especie de limitación a la que nos acaba mos de referir.
La persona que decide hacerse un tatuaje no es una tela sobre la que pintar o un muro que se debe decorar, sino un ser vivo que pone a disposición del tatuador una parte de su propia piel, y que a menudo escoge dibujos extraídos de un catálogo a partir de los cuales el artista-tatuador no puede expresar su propio estilo. El verdadero artista necesita ideas originales para realizar un trabajo creativo. No acepta de buena gana realizar imitaciones, no se siente satisfecho con sólo reproducir un objeto: ¡quiere crear! Por esta razón, necesita tener una buena relación con su «tela».

Muy buenos dibujantes dedican su empeño y su creatividad a crear temas siempre nuevos y originales para tatuarse, que permiten al ejecutor del tatuaje expresar su capacidad técnica y artística. Mirad, por ejemplo, este espléndido dibujo. Ciertamente, realizarlo en un tatuaje no es nada sencillo pero, en las manos de un tatuador experto, el resultado final… no pecará de falta de originalidad.