Entradas con la etiqueta ‘Tatuajes’

Tatuajes espalda

Martes, 12 de mayo de 2009

Carteles con espalda tatuadas sugieren a los clientes que Ahorre dinero en tinta.
Al habla con Todd Holloway, el artisti ponsable de esta campaña a nivel nací nos comenta que la oficina de publicidad de “OfficeMax” le encontró por Interne) gustó mucho su trabajo y le pidieron colaborase en la campaña. “Estaba del pez, porque nunca había hecho nada fuese remotamente corporativo, era nuevo y me apeteció probarlo. Resultó se no había malgastado todo el tiempo empleé estudiando diseño gráfico y de nador. Con esto, y mis diez años de experien cia como tatuador, me animé a continua…
Todd define su estilo como tradición: algo más, crea muchas calaveras y muer la vez que motivos japoneses, que plasma tanto sobre la piel como en otros m artísticos.

Tatuajes de Amor

Sábado, 25 de abril de 2009

El amor puede ser una emoción esquiva. Las obsesiones que lo suelen acompañar pueden desaparecer mucho más rápido que el propio gozo. Pero no es tan fácil liberarse de un tatuaje. Krissy Mahland, directora de producción en Ventura, California, sabe de todas estas cosas.
“Mi primer tatuaje fue una cruz en el dedo medio, tenía quince años. Me lo hice en el patio trasero de casa de un amigo, y me lo pinchó un ‘chico malo1 por el que entonces bebía los vientos. Ahora ya no recuerdo ni su nombre…”
Krissy comenzó a interesarse por los tatuajes, porque son una hermosa forma de i arte y también una excelente vía de expresión propia. Amante del arte, Krissy lleva tatuadas obras de Aubrey Beardsley, Mark Ryden y Todd McFarlane, algunos de sus artistas favoritos.

Los tatuajes de chip

Viernes, 24 de abril de 2009

Gran parte de los tatuajes de Chip tienen que ver con la guerra. Dice que el tema le sirve como reivindicación política y como metáfora de algunos aspectos de su vida. Henry Powell, de “Six Feet Under”, en Upland, California, realizó las escenas de batalla en sus brazos.
“Si leo algo que estimula mi interés, investigo sobre ello. Voy a multitud de librerías y a la biblioteca. Algunas fotos han sido retocadas, pero otras son exactas.”
Adam Barton, que estuvo en la “New Skool Tattoo” de San José, entintó el tanque y los aviones en el pecho de Chip. Las bombas del cuello fueron cosa de Henry Powell. Tim Hendrix, de “Electric Tattoo” (California) colocó los seis puntos en su cabeza, la colegiala en uno de sus costados y el Rock of Ages del otro. “En vez de una cruz, usamos una bomba”, aclara Chip.
El “Carnie” que lleva en el estómago lo hizo Obie Hughes, de “Six Feet Under”. “Me gustan mucho las viejas ferias y los circos.” El corazón, las velas y la serpiente alada en mitad del pecho fue obra de Matt Shamah, de “New Skool Tattoo”. Este artista también se encargó del Drácula 1920 en la pierna derecha. Larry García, de “Six Feet Under”, tatuó “Shirley” (el nombre de la abuela de Chip) en el cuello.
El primer tatuaje de Chip -un viejo logo punk que se hizo a los quince años- está en proceso de tapado en la espalda (un gran mono con alas y fez), y se lo está haciendo Corey Miller, de “Six Feet Under”.

Tatuajes de Cabras en las Piernas

Martes, 21 de abril de 2009

cabra loca de la pierna (su favorita, pues como él dice, “es muy cachonda”) fueron obra de Brian Wilson, de “Pussycat Tattoo” (Oregon). “SI miras mi muñeca derecha, está coloreada de rojo, blanco y verde, en honor de la bandera mexicana, puesto que soy mitad mexicano. Y la otra es roja, blanca y azul, porque soy medio blanco.”
Los rótulos de “Side Show” (“Significan simplemente que soy un friqui”) y la chica estilo Sailor Jerry los tatuó Fat Greg, de “Outrageous Ink”, en Glendale, Arizona. El cuello se lo decoró Mike B., de “Two Kats Tats”, también de Glendale.
Ex perforador, el reverendo dice que le despidieron del estudio “Body Creations” en Glendale, tras haberse implantado los cuernos. Eso le permite pasar mucho tiempo con su esposa, Sarah, y su hijo, Pierce Lars.

El tatuaje una verdadera obra de arte

Domingo, 19 de abril de 2009

Lo que viene a continuación es un “remix” del Love Storyóe Andy Williams tan penoso, que hasta me da vergüenza continuar. Diablos, tampoco soy tan malo. No tengo otro remedio, puesto que he sido incapaz de contactar con la señorita Betsy. Si conoces la canción, silba. De lo contrario, te vas a mirar la tele un rato, a tragar telebasura.
De acuerdo con la señorita Betsy, se hizo su primer tatuaje a la tierna edad de dieciocho primaveras. “Me encantaba la idea del tatuaje, y de convertirme en una obra de arte.” Tim Painter fue el afortunado mortal que puso por primera vez la aguja sobre su lienzo virgen. “Me hizo un pequeño tribal en el vientre, pues siempre me gustó el arte céltico y tribal”, nos dejó escrito Betsy.
Los planes de futuro para esta beldad de veintiún años incluyen agrandar el tatuaje del vientre y extenderlo sobre sus caderas, y Tom se encargará de ello… La verdad es que me cuesta creer que estemos hablando de tatuajes, ya que tipos como Andy o yo somos gente que jamás hablaríamos de cosas como ésta en una revista, y mucho menos en presencia de mujeres. De hecho, ¿quién necesitaba mujeres en aquellos tiempos? Si eras capaz de enseñarle a tu mascota a cocinar, a recortar el césped y alguna cosa más, ya eras más que feliz

Historias de mi primer Tatuaje

Viernes, 3 de abril de 2009

“Mi padre tenía un tatuaje. Pero cuando era pequeña, jamás lo miré y pensé que era algo que deseaba hacerme cuando fuese mayor, porque era una especie de cosa verde y fea”, bromea Julie Fresh, que trabaja en “Independent Ink” en Frostburg, Maryland. Fue más la influencia de sus amigos que la de su padre la que le impulsó a colorear su cuerpo.
Tres días después de su decimoctavo cumpleaños, Julie se aventuró en el sótano de casa de un amigo y se hizo tatuar un dragón tribal en la espalda.
“Muchos de mis amigos se estaban tatuando, y yo pensaba que era la cosa más maravillosa del mundo. Así que empecé a pincharme yo también, y he acabado sobrepasándoles en número de largo.”

El Tattoo Show en la Convención

Martes, 31 de marzo de 2009

Si algo llama la atención en esta zona de piercing, es el alto respeto y aprecio profesional que existe entre las diversas firmas que la componen. La posible competencia se traduce en una distendida amistad y colaboración entre todos ellos, algo que no es muy común en una feria de sector… y he estado en unas cuantas. Es una lástima que este ejemplo no cunda en otros sectores, más aceptados socialmente pero mucho menos armónicos entre sus componentes.
La afluencia de público al evento fue muy numerosa, sobre todo el sábado por la tarde y durante todo el domingo, y se realizaron muchos y muy buenos trabajos por parte de los más de 70 tatuadores presentes en la Convención. Me encontré con viejos amigos e hice otros nuevos, pues es fácil intimar cuando se comparte una pasión común. El Tattoo Show se cerraba el domingo por la noche con una fiesta en el Hard Rock Café, a la que no pude asistir, pues el Madrid que me recibía con los brazos abiertos el viernes me veía marchar un poco antes de dicho sarao, por imperativos logísticos y de transporte

El tatuaje y el Anillado como forma de expresión

Martes, 17 de marzo de 2009

Cuando hablamos, hace ya un tiempo, con Paul, allá por mayo de 2003, nos dejó tan impresionados que decidimos volver a verle al cabo de un tiempo. En esta segunda ocasión queríamos conocer los entresijos de “Church of Steel” (“Iglesia del Acero”), el estudio en San Francisco que Art y su socio Jacob Isaacsen abrieron cuatro años atrás.
A Art se le diagnosticó la enfermedad de hodgkin cuando tenía tres años, y le dieron sólo seis meses de vida. Al parecer, Art tenía planes un poco distintos… Esta experiencia tan fuerte le convirtió en un nómada que reclamaba su propio cuerpo a través del tatuaje y el anillado. Seis meses… que duraron…
“Una vez que comencé a individualizarme, descubrí que era la más hermosa manera de expresarte a ti mismo”

Tatuajes de dioses de la luna

Lunes, 16 de febrero de 2009

Para los inuit de Groenlandia, la diosa lunar Anningan era una incestuosa jovencita que se pasaba toda la vida persiguiendo a través de los cielos a su hermana, la diosa solar Malina. Nunca la alcanzaba, y durante la persecución se olvidaba de comer y perdía peso, y de ahí los ciclos lunares. Cada mes, Anningan se retiraba a la mesa celestial, donde se atracaba durante tres días. Esto, decían los inuit, era lo que explicaba la Luna llena. Tras el festín, Anningan regresaba a los cielos, convertída en una saludable Luna llena, dispuesta a reiniciar la persecución.
Si bien la gente moderna ya no adora a la Luna, son muchos los que creen que posee poderes sobrenaturales. Y existe la creencia generalizada de que la Luna llena puede llegar a enloquecer. Y se podría decir que las víctimas más extremadas de la locura lunar son los licántropos, los hombres que se transforman en lobo. Muchas películas han tenido al hombre lobo como protagonista.
¿Hay algo de cierto en la idea de la locura lunar? Si bien no existen datos científicos que apoyen este fenómenos, son muchos los convencidos de su realidad. En una reciente encuesta llevada a cabo por la Universidad de Nueva Orleans, el 43 por ciento de los que la contestaron dijeron que creían que, realmente, la Luna inspiraba en la gente comportamientos fuera de lo normal, e incluso criminales. Y entre los que contestaron afirmativamente a esto se hallaban médicos, psicólogos y enfermeras, profesionales serios y con los pies en el suelo, que deben de saber por su propia experiencia si la histeria lunar es una realidad o un mito. Y si bien eso no basta para confirmar la existencia de la locura lunar, ilustra claramente el tremendo poder que el orbe lunar ejerce aún sobre nuestra imaginación. No es de extrañar, pues, que sea un tema tan popular para los tatuajes.

El Tatuaje es un Arte y no la busqueda de dinero

Jueves, 11 de diciembre de 2008

“Los artistas del tatuaje han de dejar de actuar como si hubiesen sido criados por una manada de lobos. Es importante el mostrar el respeto adecuado por la gente que le enseñó a uno la profesión y por los tatuadores que nos precedieron”. “Muchos tatuadores no reconocen a la gente que les enseñó y ayudó, ni reconocen que estén en este negocio sólo por la gracia de Dios y por la bondad de la gente que se tomó el tiempo de tenerles como aprendices y ayudarles a ponerse en marcha.
“En otro tiempo, en esta profesión se esperaba que se mostrase ese respeto, incluso se exigía, y me molesta mucho el ver desaparecer esa ética de la vieja escuela. El respeto es algo importante. No somos niños salvajes salidos de la jungla, Somos parte de una forma artística con una larga y honorable historia.”
Variaos tatuadores señalan que el tatuaje es la única forma artística que aún sigue en contacto
con sus raíces tradicionales, y que tiene una historia viva, dentro de la cual siguen trabajando, día a día, los que la practican. No hace demasiado se esperaba que cada artista o artesano pasase años como aprendiz de su maestro, aprendiendo las técnicas de su forma artística, a base de observar y practicar.
“Ahora, el aprendizaje prácticamente ha desaparecido en muchas de las formas artísticas: la gente va a escuelas a estudiar el arte, lo que está muy bien. Pero uno también ha de trabajar dentro de la profesión, porque uno puede tener unos grandes conocimientos teóricos del tatuaje, puede saberse la historia del arte de cabo a rabo, y ser un genio con las pinturas al óleo y los colores pastel y, aún así, no tener ni idea de cómo hacer un tatuaje real. Para eso se necesita la práctica, y el haber aprendido de alguien que sí sepa lo que se hace.”