Entradas con la etiqueta ‘los tatuajes’

Reviviendo una tradición en el Tatuaje

Jueves, 18 de diciembre de 2008

Hanunoo es un hombre con Lina misión: desea devolverle a su pueblo todos los tesoros que lia perdido. Y planea hacerlo a través de la fuerza de los tatuajes.
Amang es uno de los miembros fundadores de la tribu tatak ng apat na alón, que trata de evitar lo que ellos ven como el lento suicidio cultural del pueblo filipino. El nombre de su tribu significa “La Marca de las Cuatro Olas”, en referencia a las sucesivas oleadas de emigrantes que. a lo largo de los tiempos, llegaron a las Islas Filipinas. Mucho fue lo que esos inmigrantes contribuyeron a la actual cultura filipina, pero también es cierto que contribuyeron a que casi se perdiese el arte, los conocimientos y la espiritualidad de los primitivos habitantes de las casi 7.000 islas que componen el archipiélago.
Puede que a algunos les pueda parecer rara la idea ele restaurar toda una cultura a base de revivir sus tradiciones en tatuaje; pero dado que los diseños del arte en la piel son tina especie de resúmenes de las ideas que una cultura tiene sobre sí misma, sus dioses, sus creencias y su modo de estar en el mundo, por ello, la pérdida de las tradiciones del tatuaje puede suponer la pérdida de unos conocimientos que a esa gente le ha costado siglos desarrollar, “El revivir la cultura tradicional filipina es algo que siempre ha ocupado un lugar prioritario en mi mente y en mi alma”, dice Amang. “Hay muchos filipinos, dispersos por todo el mundo, que no tienen ni el mínimo sentido de su verdadera identidad. A través del acto físico de revivir los tatuajes tradicionales de las Filipinas, también espero devolverle a mi pueblo su orgullo, poder, conocimientos y vida propia.”

Celebrando los tatuajes

Jueves, 11 de diciembre de 2008

Ellos se lo perdieron, desde luego, pues no pudieron contemplar algunos de los tatuajes más guapos que se hayan visto por aquellos contornos. Pues en las Nacionales de este año se vio mucho y buen arte nuevo, con la calidad del trabajo orgullosamente mostrado por tatuadores y tatuados superando por un amplio margen a la cantidad del mismo.
Resumiendo, gracias a esas distracciones adicionales que el clan conoce tan bien, todos se lo pasaron de maravilla, en esta celebración de 25 años de arte en la piel.

Aunque hay que reconocer que, antes de que llegase el clan de los tatuados, el Reno Hilton ya era un lugar muy atractivo; uno no tiene que salir del edificio para hallar casi todas las diversiones que pueda desear: el juego (máquinas tragaperras, poker, y otros juegos de azar), media docena de lugares diferentes en qué comer, piscina, bolera, sala de juegos para los pequeños, galería de tiendas, y cada noche espectáculo con famoso incluido.
Claro que, allá donde van, los tatuados hallan diversas atracciones, además de las que les ofrecen. Para empezar, ya se lo pasan teta cuando se meten en un ascensor lleno de quinceañeras con sus madres, que van o vienen de un partido del torneo local de baloncesto. O con crios de siete u ocho años que, con sus  padres.