Archivo de la categoría ‘Tatuajes de Vikingos’

Tatuajes de mujeres guerreras en la pierna

Jueves, 16 de agosto de 2012

Tatuajes vikingos en toda la espalda

Lunes, 27 de febrero de 2012

Tatuajes vikingos:  si con eso no basta para asustar al posible enemigo, hincha entonces un saco en el cuello que la hace parecer una temible cobra y mira fijamente al adversario, como retándolo.

Tatuando éroes y dioses de vikingos

Jueves, 12 de febrero de 2009

Y, llegada la noche, todas las heridas recibidas en combate era milagrosamente sanadas, para que pudieran entrar en el gran salón de los Dioses, para disfrutar de unos festejos que duraban toda la noche. En cambio, quienes morían por causas naturales o de viejos, iban a un lugar oscuro e inhóspito, donde reinaba Hel, y en donde sus almas incorpóreas flotaban sin rumbo fijo. No era extraño, pues, que deseasen morir en combate… lo que hacía de ellos unos terribles combatientes.  De todos modos, la mayoría de la población de las tierras vikingas no eran guerreros, sino granjeros, artesanos o comerciantes, que adoraban a Frej y Freja, los dioses de la fertilidad. Por cierto, que los comerciantes también tenían el espíritu viajero de sus connadónales piratas, y viajaban al interior del continente usando los grandes ríos… y eran tenidos por comerciantes honestos. Pero, como pasa casi siempre, son los más extremados de un grupo, los más noticiables, en los que acaba fijándose la historia. De ahí que a los vikingos les haya quedado la fama de feroces piratas. En cuanto a los que sí eran feroces, quizá su carácter viniera inspirado por su propio panteón de dioses, ya que los más importantes de su mitología eran los dioses guerreros. Tyr era su Dios de las batallas organizadas, y Thor el de los combates caóticos. Odín era el Padre de todos los Dioses, y Dios de la sabiduría. Y esos dioses guerreros estaban bien armados con armas mágicas. Así, Odín tenía una lanza que nada podía detener, Thor, un tremendo martillo, que siempre volvía a su mano cuando lo lanzaba, mientras que Frej tenía una espada que podía combatir por sí misma.

Tatuajes de vikingos, los guerreros mitologicos

Miércoles, 11 de febrero de 2009

En la mente de la mayoría de las personas, la palabra vikingo evoca la imagen de unos brutales guerreros que saquearon casi toda Europa. Son personajes que ha sido hechos famosos por los libros, el c4ultas y educadas. Lo cierto es que, en su tiempo, eran temidos tanto por su aspecto como por su brutal modo de vida… un modo de vida que, en cierta manera, se asemeja al de muchos de los componentes de la actual comunidad de tatuados; y quizá sea por eso por lo que son tan populares los motivos vikingos para decorar la piel: a muchos les parecen un símbolo de su deseo de ser libres e independientes. El caso es que la historia de aquel pueblo a menudo es desconocida, o distorsionada. Los vikingos provenían de lo que hoy son Noruega, Dinamarca, Suecia e Islandia. Originalmente campesinos y pastores, no comenzaron a salir de sus tierras hasta el año 800. No teniendo veleidades de grandeza, los vikingos no intentaron derribar a las grandes potencias de su tiempo, sino que prefirieron buscar presas más fáciles en las zonas peor defendidas de las costas de Gran Bretaña, Alemania, Francia, España. Poseedores de una extraordinaria habilidad marinera, los vikingos podían •llegar de la mar, pasar a saco poblados, monasterios e incluso castillos mal protegidos, y luego volver a escapar a toda prisa, con su botín, mar adentro.
Los vikingos creían que cualquier guerrero que muriese en combate iba directamente al Valhalla, que era el Cielo de su mitología. Allí, los héroes pasaban toda la jornada dedicados a su afición favorita: combatir