Archivo de la categoría ‘Tatuajes de motos’

Tatuaje de motores

Miércoles, 6 de julio de 2011

Sus primeros tatuajes

Miércoles, 2 de febrero de 2011

Desde entonces miles han sido los kilómetros recorridos a lomos de diferentes maquinas dejando recuerdos imborrables en la memoria de Benji. Tan solo 6 años después de que comenzara a montar en moto ya estaba realizando sus primeros tatuajes convirtiéndose con el paso del tiempo en uno de los más prestigiosos profesionales de España.

Tatuajes de moteros

Lunes, 31 de enero de 2011

Quizás para conocer en profundidad al Benji de hoy en día deberíamos remontarnos algunos años atrás para conocer sus orígenes. A la temprana edad de 14 años comenzó a montar en moto pasando a convertirse en un amante de las Harley-Davidson y su estilo de vida.
Como bien es sabido este tipo de motocicletas tienden a ser customizadas para acabar siendo un reflejo de sus dueños teniendo en cierta manera una similitud con los tattoos ya que habitualmente también son un reflejo de sus dueños.

Aficionados a los deportes extremos y a los tatuajes

Lunes, 23 de agosto de 2010

Aquí somos grandes aficionados a los deportes extremos y a los tatuajes. Los atletas que los practican, en nuestra opinión, están un poco chalados. Vuelan por el aire con la mayor naturalidad del mundo: quizás estén inspirados por el ejemplo de los antiguos héroes del trapecio circense.

Tatuajes de motos

Jueves, 24 de septiembre de 2009

Es parte de un proceso evolutivo. En esencia, Guy Aitchinson es como un gurú para mí: sus trabajos de tatuajes es fenomenal. Sin embargo, tampoco puedo negar que Stephane y todo su grupo no ha influido en mí.
Son cosas personales, casi siempre en momentos especiales de mi vida o cosas que son importantes para mí, como los símbolos de Provenza (donde nací) en mi pantorrilla…

Tatuajes de motos

Domingo, 2 de agosto de 2009

Siente una afinidad natural por el motor y la velocidad, y es lógico que su primer tatuaje tuviese algo que ver con esta pasión. Según nos cuenta, cuando era joven andaba loco por tatuarse, aunque sus padres no sentían aprecio por la idea.