Archivo de la categoría ‘Quien no debe tatuarse’

No todas las personas pueden tatuarse

Martes, 2 de diciembre de 2008

Existen personas que no pueden hacerse tatuar por problemas de enfermedades concretas. Entre ellos se destacan los hemofílicos, para quienes, dada la escasa capacidad de coagular de su sangre, un herida por minúscula que sea es muy peligrosa, incluso la causada por la aguja de tatuar.
Otra categoría es la de las personas que llevan un marcapasos.
Esto es debido al hecho de que las bobinas que permiten el funcionamiento del instrumento utilizado para el tatuaje crean un campo magnético bastante fuerte, que podría interferir el funcionamiento del marcapasos, con consecuencias obviamente muy graves.
Además, la práctica del tatuaje crea graves problemas a los epilépticos, dado que desencadena las crisis típicas de esta enfermedad. Son muchos los casos en los que se debe tener mucha precaución.
Por ejemplo, en el caso de las enfermedades de la piel, como hongos o herpes, es oportuno evitar tatuarse hasta que la epidermis esté completamente curada.
Sin embargo, las personas seropositivas o portadores de hepatitis pueden tatuarse. Obviamente, la condición necesaria es que el estudio elegido por estas personas cumpla rigurosamente todas las reglas de esterilización y de prevención. De esta manera, se garantiza la seguridad de todos: la de quienes dada su enfermedad están en mayor riesgo de ser atacados por las bacterias y la de las personas que se tatuarán después de él. Es importante subrayar la importancia del material desechable, gracias al cual otras personas y el propio tatuador no entrarán en contacto con nada de lo que haya sido tocado por la persona enferma.
Un tema muy truculento dibujado aprovechando sabiamente los juegos de los difuminados en blanco y negro.