Archivo de la categoría ‘Los colores’

Tatuajes a color

Jueves, 20 de agosto de 2009

Me contó que él hizo lo mismo con antiguos grabados en madera de Hokusai y Kuniyoshi, y también con trabajos de Horivoshi. De esta manera, las manos aprenden a moverse, y quería que me familiarizase con la imaginería existente, con la esperanza de que algún día crease mis propios diseños.

Tatuajes

Martes, 14 de octubre de 2008

Verdaderamente, las ocasiones de tatuar dibujos muy especiales no son pocas. Un sombrero de cocinero con alas de ángel, encargado por una persona que es cocinera de profesión; un dentista que opta por la sección de un diente, con su dentina, sus capilares y sus nervios; una bordadora que pide ribetear su tobillo con el signo heráldico de la casa de Saboya, que tantas veces había bordado en sábanas y fundas de almohada, realizado en estilo tribal; una bióloga que lleva en la muñeca, como brazalete, una cadena de ADN. Un tatuaje no debe ser tan sólo un bello dibujo, sino también debe tener un significado para cada persona. Por ello, no se deben tener prejuicios al pedir las cosas más extrañas, ya que normalmente, son las que más nos divierten y gratifican.

Los colores

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Los colores para tatuaje no son cubrientes, y el modo más seguro de cubrir un tatuaje ya existente es el de utilizar el color negro, el único que vence a todos los demás. Esto comporta una restricción en la elección del nuevo dibujo. La primera pregunta que se nos ocurre es: ¿qué sucede si, queriendo ignorar cuanto se ha dicho hasta ahora, se cubre un trabajo viejo con uno nuevo en colores?
En un primer momento, el resultado podría incluso ser positivo, pero, desgraciadamente, con el paso del tiempo, aparecerían bajo los colores del nuevo tatuaje las líneas del viejo, las cuales, confundiéndose con el nuevo contorno, harían del conjunto un gran pastiche. ¿Cuáles son, pues, las posibles soluciones? He aquí algunos ejemplos.

Tatuajes color

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Este tatuaje está enteramente estudiado a partir de los tonos de los colores fríos: azul, añil, violeta,
grises y blanco, mezclados y difuminados de manera que se obtenga una paleta nocturna
e inquietante. Los colores con los que se ha realizado este trabajo se encuentran entre los que no
todas las pieles se pueden permitir; en efecto, en una piel demasiado oscura estos aparecerían
opacos y grisáceos, estropeando el efecto total del trabajo. Además, estos son los colores más
sensibles al sol… por otra parte, ya se sabe, ¡los murciélagos son animales nocturnos!
Cuanto más blanca es la epidermis, más amplia es la elección cromática, prácticamente ilimitada. Por el contrario, desaconsejamos a quien tenga una piel de tonalidad oscura, o con un tono verde oliva, que se tatúe con tintas de color añil, azul, verde oscuro y las gamas de los violetas fríos: de hecho, desde el momento en que los colores permanecen bajo la piel, si esta es oscura, no resultarán brillantes, sino que harán que todo el tatuaje aparezca apagado y poco legible. Sea cual sea su caso, recuerde que un tatuaje de  colores deberá tener un cuidado especial. En efecto, se debe evitar el bronceado, porque con el sol todos los colores se oscurecen, se apagan y, una vez estropeados, ya no será posible devolverles el esplendor original. Por lo tanto, si desea que su tatuaje permanezca siempre bello, utilice crema solar, con protección de pantalla total, con la que cubrir y proteger sus tatuajes.

Los colores

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Los colores con los que se desea enriquecer el tatuaje deben elegirse dependiendo de la tonalidad de la piel, con lo que, una vez más, la naturaleza impone sus limitaciones, aunque mínimas, a la hora de decidir lo que se quiere tatuar.

Los temas no caracterizados por un detallismo demasiado preciso son adecuados para resistir las variaciones provocadas por el tiempo. Un dragón podrá alargarse un poco, o bien engordar, pero siempre seguirá siendo igual de bello y no dará la impresión de haber sufrido deformaciones.

En la elección del color con el que realizar vuestros tatuajes es importante tener en cuenta el tono de vuestra piel. Tomemos el ejemplo de este escorpión. Una vez tatuado el contorno (fig. A), si tiene la piel clara podrá permitirse cualquiera de las realizaciones que aquí se representan. Si, por el contrario, su piel tiene un tono más oscuro, puede tatuarse en blanco y negro (fig. B) o bien con tonos cálidos de marrón (fig. C), excluyendo soluciones como los difuminados en añil (fig. D) que no resultarían brillantes, sino más bien opacos y «sucios».