Archivo de la categoría ‘Las coberturas’

Las coberturas

Miércoles, 8 de octubre de 2008

He aquí algunos ejemplos de coberturas. Imaginemos que la figura A es un viejo tatuaje que se debe cubrir. Una cobertura realizada con colores no hará desaparecer del todo el viejo tatuaje, ya que el negro es más fuerte que los demás colores y se verá siempre por debajo de ellos. Este efecto puede ser inmediato o darse a los pocos meses (fig. B). Por lo tanto, para cubrir perfectamente un antiguo tatuaje, es necesario utilizar el color negro y son varias las posibles soluciones, que se deberán estudiar a fondo cada vez según aquello que se desee cubrir. Un sencillo tribal (fig. C), un tribal unido a un dibujo coloreado (fig. D), o bien, con un poco de suerte, un dibujo en blanco y negro en cuyos sombreados se hace desaparecer el viejo trabajo.

Puede suceder que alguien se pueda arrepentir no del hecho de estar tatuado, sino más bien del dibujo elegido, sobre todo si algún tatuador poco profesional ha realizado un trabajo estéticamente discutible.
Dado que es prácticamente imposible quitar con éxito un tatuaje, sólo queda la posibilidad de cubrir el antiguo dibujo con uno nuevo. Pero realizar una cobertura no es una cosa tan sencilla, ya que, de hecho, no se puede escoger cualquier dibujo y tatuarlo en la zona ya ocupada por el viejo tatuaje. Veamos por qué.