Archivo de la categoría ‘Infecciones tatuajes’

Infecciones directas e infecciones cruzadas

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Existen dos tipos de infecciones: las infecciones directas y las cruzadas. Las primeras tienen que ver con la emisión directa de sangre o de tejidos infectados de una persona a otra. Esto podría suceder a través de la aguja, la punta del instrumento por la que corre la aguja, el agua en la que se aclara la punta para limpiarla del color la cuchiilla que se emplea para rasurar la parte a tatuar o la vaselina  que se extiende sobre esa parte antes y durante la ejecución.
Por su parte, por infecciones cruzadas se entienden aquellas cuyo vehículo de infección no es directo. Los gérmenes o virus depositados en un objeto se transmiten de una persona a otra simplemente por contacto (esto se verifica, por ejemplo, en los frasquitos de colores; si se tocan con los guantes infectados, es decir, sucios del suero de una persona, son tocados nuevamente por otra persona).

En este esquema se explica con mayor claridad el problema de las infecciones cruzadas. En la figura A vemos al tatuador que, tatuando a una persona, se ensucia los guantes, \) que por lo tanto los infecta con la sangre de esa persona (halo rojo). Si el tatuador toca el nebulizador con los guantes sucios, también quedará infectado el nebulizador (fig. B). Cuando el tatuador tatúe a otra persona (fig, C), si toca de nuevo el nebulizador que estaba infectado con la sangre de la primera persona tatuada (fig. D) y después toca la piel de la segunda persona, pasará a esta última la sangre con la que estaba sucio el nebulizador.

Elección del estudio

Miércoles, 8 de octubre de 2008

Una vez que se ha tomado la decisión de tatuarse definitivamente, se presenta el principal problema: la elección del estudio con garantías para realizar un bonito tatuaje sin correr el riesgo de contraer enfermedades más o menos graves (hongos en la piel, herpes, tifus, hepatitis, SIDA). El tatuaje es una práctica que comporta la introducción de pigmentos bajo la piel mediante agujas, por lo que, en consecuencia, es posible que se verifique una salida de sangre, aunque sea en cantidades mínimas. En cualquier caso siempre se produce una contaminación del material utilizado para cada persona. Obviamente, esto nos lleva a considerar el problema higiénico y las técnicas de esterilización y de prevención necesarias en un estudio de tatuaje. Para que no se transmita ninguna enfermedad es necesario que ningún instrumento utilizado para tatuar a una persona se utilice para otra. Profundizando en este tema, la primera observación obligada es que, para considerar el estado higiénico de un estudio, son muchos los instrumentos que se deben examinar y no sólo las agujas, como piensan muchas personas.