Tatuajes de maradona

Por aquel entonces, trabajaba para El Diablo Tattoo, de Lisboa, a las órdenes de un viejo amigo de esta publicación, Francisco. Desde aquel feliz encuentro me llamó la atención su peculiar estilo, reconocible a distancia, pero capaz de adaptarse a las mas variadas peticiones de sus clientes.

Etiquetas: ,

Deja un comentario