Hacerse un tatuaje de una pantera

“Es de esas cosas que pasan: sales una noche y, de pronto, todo el mundo decide hacerse un tatuaje de una pantera.” Esa primera experiencia dérmica se la proporcionaron dos compañeros de instituto, los hermanos Albert y Louis Rosal, que siguen siendo sus artistas de cabecera.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario