Diseños de tatuajes fantásticos

A su capital, Lisboa, fue a parar un día un joven artista llamado Castor. Y allí decidió quedarse, adornando con diseños de tatuajes fantásticos y nada tímidos tanta piel lusa como se puso a su alcance…

Etiquetas: ,

Deja un comentario