Disfrutando de la convención de Flash Tatoo

Debemos destacar la total ausencia de incidentes. El ambiente era el de las grandes ocasiones, y muchos aprovechaban algún parón para visitar los alrededores.
Las grandes atracciones al margen del tatuaje fueron el pase de modas de la diseñadora Iza, las actuaciones musicales de Olaf y los Bidones y Bulldog, v la exhibición de capoira brasileña, pero la actuación reina fue (una vez más) la del norteamericano Crazv White, que con sus tres performances del viernes, el sábado y el domingo (parece mentira que este hombre se recupere en tan sólo veinticuatro horas, volvió a deleitar al publico con su show salvaje, que luego resumiremos para aquellos que no tuvieron oportunidad de seguir la performance en directo. Tambie;n debemos comentar que el mismo Crazy White dio las gracias al fotógrafo de FLASH TATTOO, va que según explicó: «Desde aquellas fotos me ha subido el trabajo una barbaridad.» Un tío muy simpático, este Sam, que volvió a posar para nuestra revista con su habitual carisma.
El pequeño resumen prometido: clavarse agujas en el cuello y en los brazos, comer gusanos, comer saltamontes, comer bombillas, hacer que una persona del público le reventase con dardos unos globos que tenía en su espalda, clavarse trampas cazarratones en el pene, y como traca final, un poco de coprofagia. Para un show así no hacen falta novedades.
Como siempre, el numeroso público lo pasó de maravilla, y fue más numeroso a medida que corrió la voz, ya que muchos de nosotros, que ya lo habíamos visto en Madrid, no dudamos en recomendarlo.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario