las chicas son buenas tatuadoras tambien!

Sandra viene de Valladolid, y lleva siete años entregada al noble arte de embellecer el cuerpo según los cánones más antiguos que conoce la Humanidad. Interesada desde muy jovencita en el mundo del tatuaje y el piercing, y amante de todo lo relacionado con la cultura tribal, comenzó a moverse por este ambiente, que resultó ser decisivo para su carrera profesional. «Me formé en Madrid, en el estudio de un amigo panameño, que es médico y tatuador», dice Sandra con rotundidad, y estamos de acuerdo en que un principio
como ese ofrece una sólida base para un profesional de prestigio. «Después de eso, estuve tres años trabajando en Valladolid, y aquí me tienes. Sandra está al día en lo que a cursos higiénicoanitarios sobre el piercing se refiere. También ha leído por su cuenta numerosa documentación médica a ello referida. Y por si esto fuera poco, añade: «Hablo mucho con amigos médicos y enfermeras: una de estas amigas incluso me pasa sus apuntes de clase, para que me los estudie.» Nada como informarse correctamente…
La charla deriva con rapidez hacia los clientes que la visitan, y cuáles son los
tipos de piercings que más le solicitan: (Lo usual en estos casos: lengua, ombligo, nariz y cejas. Eso es lo que más.) ¿T orejas, no? Dejamos caer que numerosos (piercers) gustan de lucirse con los anillados en las orejas. Sandra sonríe: «Pues yo no hago muchos, supongo que porque es donde menos miedo da y es más común hacérselos.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario