Un poco de historia del tatuaje

Escribir la historia de los orígenes y el desarrollo del arte del tatuaje hasta nuestros días es una empresa bastante compleja, ya que el tatuaje es una práctica ancestral que se ha difundido de manera independiente entre numerosos pueblos de la antigüedad. Se trata de una práctica descubierta, olvidada y vuelta a descubrir en numerosas ocasiones. El tatuaje ha sido patrimonio de muchas civilizaciones. Por ello, no podemos localizar con exactitud el nacimiento de este arte ornamental, relacionado en muchas ocasiones con la expresividad del espíritu. Una confirmación de esto la obtenemos analizando las diferentes técnicas de tatuaje, utilizadas por diversos pueblos a lo largo de los siglos y todavía en la actualidad. Son bastante diferentes entre sí aunque todas tienen rasgos comunes. En consecuencia, es posible que hayan sido inventadas y modificadas, descubiertas varias veces, de manera contemporánea o de forma totalmente independiente entre sí, en uno u otro país. El estudio de estas técnicas, más allá de decirnos algo acerca de un origen de esta práctica, nos permite catalogar su origen y su alcance. Entre las poblaciones antiguas era común, y todavía lo es, la utilización de una aguja que hace correr bajo la piel un hilo manchado de carbón o negro de humo. En la Polinesia el instrumento preferido consiste en un pequeño martillo provisto de muchas puntas que, golpeado on un bastón, perfora la piel introduciendo de ese modo el pigmento. En otras islas, situadas en su mayoría en los alrededores de Nueva Guinea, se afilan perfectamente los dientes del tiburón hasta que se convierten en instrumentos precisos para «cincelar» el cuerpo.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario