Tatuajes

Verdaderamente, las ocasiones de tatuar dibujos muy especiales no son pocas. Un sombrero de cocinero con alas de ángel, encargado por una persona que es cocinera de profesión; un dentista que opta por la sección de un diente, con su dentina, sus capilares y sus nervios; una bordadora que pide ribetear su tobillo con el signo heráldico de la casa de Saboya, que tantas veces había bordado en sábanas y fundas de almohada, realizado en estilo tribal; una bióloga que lleva en la muñeca, como brazalete, una cadena de ADN. Un tatuaje no debe ser tan sólo un bello dibujo, sino también debe tener un significado para cada persona. Por ello, no se deben tener prejuicios al pedir las cosas más extrañas, ya que normalmente, son las que más nos divierten y gratifican.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario