Motivación

En este tatuaje, el tema sagrado recuerda la tradición.

Otra motivación, más simbólica, es la de tatuarse para subrayar un momento especial de la vida que se considera muy importante, y que se suele identificar con un afán de diferencia. Este estado de ánimo puede a veces desembocar en una actitud radical, propia de la juventud, y de la que nos podríamos llegar a arrepentir. Naturalmente, también en este caso se podrá encontrar ayuda en el tatuador. Así por ejemplo, un tatuador profesional os explicará que tatuarse símbolos políticos responde a un acto irreflexivo e incómodo: con el paso del tiempo se puede cambiar de ideales políticos y, aunque no fuese así, puede encontrarse en situaciones desagradables, en contacto con aquellas personas que no piensen como usted. Lo mismo se puede decir de temas especialmente delicados, como aquellos que indican claramente la pertenencia a un grupo o símbolos de los grupos musicales preferidos: en el futuro, pasada la pasión del momento, se podría sentir como un reclamo publicitario. Por lo tanto, la decisión debería ser todavía más cauta si se le atribuye al tatuaje un significado simbólico o ideológico. De todo ello se deriva una conclusión fundamental: ¡piénselo bien! Usted será el primero en darse cuenta de que, si ha nacido de una reflexión profunda, el tatuaje adquirirá un valor añadido y le gratificará de forma mucho mayor.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario